Muchos de nosotros crecimos con la impronta de su natural elegancia en la retina. Me vienen a la mente nombres como Audrey Hepburn, Frank Sinatra,  Grace Kelly, Ava Gardner, Katharine Hepburn o Lauren Bacall.

Lejos de los asesores de imagen por los que se dejaran aconsejar, estos hombres y mujeres poseían la habilidad de aportar clase,  de hacer exquisita cualquier  prenda que vistieran, lo que les diferenció del resto de sus contemporáneos. Lucieron como pocos el sombrero, la pajarita o el pañuelo, haciendo de estos accesorios parte de su identidad. Fueron los mejores instructores en el arte de encender un cigarro,  fumar en pipa, exhalar su humo o despojarse de un guante.

Su estilo no acabó con sus respectivas carreras, en la actualidad siguen siendo inspiración de grandes diseñadores para sus colecciones y son muchas las celebridades que, aun en esta era de “factoría de estrellas”, les copian hasta sus andares…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>