Con la llegada del buen tiempo llegan las prisas por arreglar la dejadez del invierno, que se ha traducido en una mala forma física como consecuencia de algún que otro kilito de más y la falta de ejercicio físico.

Sobra decir que en poco tiempo no vas a poder conseguir lo que has ido acumulando en varios meses, por tanto, no te obsesiones y plantéate un cambio de hábitos, que sin duda te beneficiarán muchísimo ya que mejorarán tu aspecto; otro asunto es meterte dentro de ese vestido tan mono, pero con un poco de constancia y algo de tiempo lo conseguirás :-)

Soy poco amante de dietas rápidas, express o como quieras llamarles. Un ayuno sólo es necesario cuando es prescrito por un facultativo y si va a realizarse algún tipo de intervención médica posterior, lo demás es sufrir innecesariamente y castigar en exceso el organismo, ya que no suele realizarse correctamente.

alimentarse de forma sanaPor eso lo que SÍ voy a hacer es recomendarte unas pautas correctas para que puedas conseguir tu objetivo de sentirte mejor cada día. Con una alimentación saludable, y realizando alguna actividad física, seguro que verás resultados que, por otra parte, serán duraderos. He aquí algunas claves para verte y sentirte mucho mejor:

  • Come con frecuencia. Lo ideal es hacer 5, incluso 6, tomas al día y no centrarse únicamente en el desayuno, comida y cena. Estas comidas han de ser tentempiés (yogur, galletitas integrales, panecillo con queso fresco ligero…) que te permitan llegar sin hambre a la toma principal y ayudar a que tu gasto metabólico sea constante.
  • Da preferencia a los cereales integrales, tanto los que consumes en tu desayuno como en el pan que tomas en tus comidas.
  • Aumenta el consumo de frutas y verduras. Toma 3 piezas al día de fruta fresca, del tiempo, y ensaladas de verduras frescas, así como cocinadas.
  • Decántate por tomar a diario pescado, es una fuente inagotable de grasas saludables para tu corazón, aumenta tus defensas,  y constituye un buen aporte de proteinas, de hierro, fósforo, potasio y calcio, entre otros.
  • Usa siempre aceite de oliva de gran pureza (virgen extra). Si quieres perder peso reduce su ingesta a dos cucharadas soperas diarias, nunca menos de esta cantidad.
  • Evita la sal y sustitúyela por hierbas aromáticas. Si tienes mucha costumbre por comer los alimentos muy salados te resultará difícil prescindir de ella, debes ir disminuyendo el aporte de sal en tus platos poco a poco.
  • Da preferencia a los zumos y jugos de frutas y verduras naturales, y evita las bebidas muy azucaradas, con gas o cafeína, y el consumo de alcohol.
  • Bebe agua durante el día, a pequeños sorbos, una media de 1,5 litros.
  • Si estás a dieta evita los fritos y rebozados, decantándote por otras formas de cocinar, como el asado. De todas formas, un día a la semana puedes tomar una pequeña porción de pescado rebozado, eso sí, escurriendo muy bien el exceso de aceite.
  • No te prives de tomar azúcar en el café, por ejemplo, pero evita los dulces a menudo, con preferencia si estás a dieta.
  • Evita la “comida chatarra”:  bollería industrial, snacks, salsas… Puedes tomar, en cambio, pizza, pero hazla tú en casa, añadiéndole ingredientes más sanos.

Consejos para una dieta saludable

Por último, algunos consejos útiles:

  • No inicies una dieta porque a una amiga/familiar le ha ido bien o porque la has visto en una revista de moda. Si quieres perder más de 5 kilos ponte en manos de profesionales. De todas formas, piensa que muchas veces los kilos de más son producto de una mala costumbre alimentaria. Plantéate cómo comes y quizá encuentres la manera de solucionar el problema.
  • No te obsesiones, inicia un nuevo estilo de vida eliminando aquellos alimentos que sabes pueden perjudicar tu línea y tu salud y poco a poco irás viendo resultados.
  • Muévete un poco más, deja de lado el coche, evita el ascensor para subir un par de pisos, bájate antes del metro o el autobús… No es necesario que te mates a hacer deporte, lo importante es “despertar” tus músculos del letargo invernal e ir poco a poco.
  • No te automediques con productos que prometen hacerte bajar de peso sin antes consultarlo con tu médico o farmacéutico, pueden estar contraindicados en según qué casos.
  • Si te surge un compromiso y te saltas tu “plan vida sana” tampoco se hunde el mundo. Se trata de que en tu alimentación abunden los alimentos que más te benefician, pero si alguna vez haces una excepción no lo notarás.

No te tomes esto como un objetivo a corto plazo, para recuperar una situación puntual, porque no se trata de eso, sino de un nuevo estilo de vida más sano, que se traducirá en recuperar tu peso anterior.

2 Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>