Hoy te voy a hablar de Somatoline cosmetic reductor intensivo noche. Este producto ha estado dentro de mis “posibles” durante mucho tiempo, prácticamente desde que salió al mercado, hasta que hace unos meses me decidí a probarlo, por aquello de que empieza el buen tiempo y hay que quitarse una talla de encima, con dieta, ejercicio y alguna que otra ayuda cosmética, todo ello sin prisa pero sin pausa.

Como te digo me

costó decidirme por algún reductor/anticelulítico, primero porque soy bastante reacia a las cremas de este tipo ya que desconfío bastante de su eficacia, y segundo porque me puede la pereza de seguir una dinámica de aplicación constante, que es cuando realmente (de ser ciertos) se verían los resultados.

Lo primero que sorprende de Somatoline es el tamaño de su envase, ya que no es igual al del resto de sus competidores. Aquí tienes de sobra para un mes de tratamiento ya que hay 450 ml. de producto, frente a los 150/200ml del resto de productos de la misma gama. En cuanto al precio he de decir que no está nada mal, de media unos 45 euros, dependiendo del establecimiento claro está, pero si lo comparamos a los 30 euros de media de los otros pues el ahorro es considerable.

Somatoline Cosmetic reductor intensivo noche se utiliza, como bien indica su nombre, por la noche, después de la ducha y antes de acostarte, ya que su acción es mayor durante el sueño. La crema es de un color verde y no tiene un olor desagradable, al contrario. La aplicación es bastante sencilla, si bien hay que masajear un poco hasta que se absorba bien. Después del masaje en cuestión notas un calor en la zona de aplicación que es soportable, de todas formas hay personas que no lo aguantan. Yo puedo decir que salí viva de la experiencia, así que no fue para tanto. Es aconsejable probar primero en una zona muy pequeña, no vaya ser que te encuentres con que eres demasiado sensible a los efectos, aunque todavía no he hablado con nadie que me haya referido que ha tenido un problema de este tipo, y en la farmacia no hicieron mucho hincapié en el asunto.

Después de portarme bastante bien y ser bastante constante (creo que me dejé sin poner la crema un día, a lo sumo dos) tengo que reconocer que sí he visto resultados, claro que también he aumentado el ejercicio y mejorado mi dieta, pero aun así, con estas mismas pautas otros años, no conseguía quitarme los centímetros que he reducido. Lo noto en los pantalones y en la piel, que está mucho más suave y firme.

Mi consejo es que lo pruebes. Además de la presentación en tarro tienes el formato en sobres monodosis, lo que te puede venir muy bien si te lo quieres llevar de viaje. Se puede usar varias veces al año, así que después del veranito me apunto a otra “cura” con Somatoline y así a mantener los resultados y a redimirme después de las cervecitas de las vacaciones :-)

Ah!, se me olvidaba. También hay una gama de Somatoline indicada para hombre, una ayudita para que nuestros chicos se vean estupendos.

Si lo habéis usado también contadnos vuestra experiencia :)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>