Estamos en pleno verano y, lo sabemos, también es la época de mayor número de bodas de todo el año. A menudo la novia se enfrenta a la preocupación añadida de ir maquillada correctamente ese día, bien porque nunca lo hace para su vida cotidiana y no quiere sentirse otra persona, bien porque sí se maquilla y teme ir demasiado natural.

A este respecto hay una serie de mitos que es necesario aclarar. Por un lado, un maquillaje de novia no necesariamente ha de enmascarar la piel o, por el contrario, dejarla desnuda si así no nos vemos bien. Es necesario adaptarse a la personalidad de la novia, conocer sus gustos y costumbres a este respecto, y adaptar el maquillaje a estos condicionantes.

Lo que también es importante destacar es que una cosa es ir natural y otra no ir maquillada. Podremos corregir imperfecciones y procurar dotar al rostro de la mayor frescura posible, pero no buscaremos el look “cara lavada”, ¡ojo!, salvo que tengamos un cutis maravilloso y que no necesite nada para lucir perfecto (en ese caso enhorabuena :-) )

Luego es, igualmente importante, el vestido que utilicemos ese día. Del color blanco impoluto de hace unos años se pasó al blanco roto para más tarde emplear una gama de tonalidades bastante variada, empezando por el beige champán hasta aquellos que combinan dos tonos en apliques como lazos, por ejemplo.  No obstante, también hay que ser conscientes de que esta última opción está menos extendida en España y, a lo sumo, optamos por el beige para nuestro gran día.

Los rasgos de la novia cobran también especial relevancia. No es igual maquillar a una novia morena que a una pelirroja, unos ojos color miel que unos azul intenso. A este respecto productos como la sombra de ojos, colorete y labial se adaptarán, pero siempre en tonos suaves.

Pautas imprescindibles para el maquillaje de novia

Apliquemos unos colores u otros, lo realmente importante es tener en cuenta una serie de pautas para garantizar un resultado acorde al momento y, sobre todo, duradero.

» Hidratar convenientemente el rostro antes del maquillaje (con una crema adecuada al tipo de piel) para garantizar que esta se torne fresca y con un nivel de humedad óptimo. Garantizamos así que todo el maquillaje se mantenga más flexible y que la piel sufra menos.

» Usar una prebase de maquillaje irá en función del tipo de piel de la que partamos. Algunas proporcionan más luminosidad, por lo que pueden ser una opción muy recomendable para una boda de tarde-noche.

» Aplicar una ampolla para lograr un aspecto de piel descansada. Esta puede aplicarse justo antes de la base de maquillaje o mezclada con esta.

» Optar por una base de maquillaje de larga duración y que garantice una cobertura adaptable a la piel. Aplicarlo, preferentemente, con brocha o esponja, no con la mano, para repartir mejor el producto, y hacerlo con algo de rapidez ya que las bases de larga duración suelen secar a los pocos minutos y se hace más difícil extenderlas una vez que esto sucede.

» Después de la base es importante quitar el exceso de producto para que no se vea un mayor espesor en el rostro y para que todo lo que apliquemos después quede perfecto. Un simple pañuelo de papel, pasándolo a golpecitos por todo el rostro, se llevará todo el sobrante.

» Importante corregir ojeras, pequeños granitos y diferencias de tono de la piel, todo ello si es necesario. Hacer este paso antes o después de la base dependerá del producto que empleemos y de las imperfecciones que tengamos que mejorar. El corrector, si es iluminador, siempre después de la base de maquillaje.

» Fijar todo con una ligera capa de polvos traslúcidos, y siempre sueltos, con la ayuda de una brocha especial

» Aplicar ahora el color

Consejos para obtener un resultado perfecto en el maquillaje de novia

» Preparar bien la piel algunos días antes del evento, realizando una exfoliación y aplicando una mascarilla adecuada al tipo de piel. Evitar el peeling químico y los tratamientos más agresivos pocos días antes de la boda.

» Evitar los tonos satinados, para la base, y tonos irisados o excesivamente brillantes en las sombras de ojos, ya que no quedan bien en fotografía. No aplicar, igualmente, colorete iluminador de manera excesiva. La piel ha de mostrar un aspecto mate preferiblemente

» Se marcarán los ojos con delineador si la novia tiene costumbre de hacerlo en su vida diaria y siempre se empleará máscara de pestañas para que dulcifique la mirada

» Marcar con mayor detalle una sola zona del rostro (ojos o labios), pero no ambas a la vez

» Buscar un equilibrio entre el rostro de la novia, sus rasgos, el peinado, los complementos y el vestido

Por último, es más que recomendable realizar una o dos pruebas antes del día para evitar verse irreconocible y no estar a gusto con el resultado después.

Mi último consejo para por recomendarte que descanses todo lo posible los días previos y que durante ese día luzcas la mejor de tus sonrisas,  ¡ estarás espectacular ! ;-)

Fuente imagen principal: elliemakeup.com.au

4 Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>