Cuando contamos con un espacio pequeño no queda otra que procurar crear la sensación óptica de mayor amplitud. Esto, como sabemos, se logra empleando -en su mayoría- tonos claros muy bien combinados y evitando abarrotar de muebles la estancia para no agravar el problema. Despejar y organizar bien es la clave.

Hay pequeños trucos que vienen de la mano de los muebles y accesorios que empleamos para decorar. La luz cobra especial importancia, cuanto mejor estén distribuidas y combinadas la luz artificial y la luz natural (que debe predominar, en la medida de lo posible, sobre la anterior) mejor será el resultado.

Otra idea muy socorrida es la de acudir a la creación de una pared de espejos, o al uso de un gran marco con espejo. Los espejos (imagen superior) maximizan el espacio y consiguen una “falsa” amplitud cuando se emplean en todo un tabique.

En la siguiente imagen se ha optado por emplear el espejo solo en un espacio de la pared, pero se ha aprovechado buena parte del alto de la misma.

 

Y una tercera idea, un marco de dimensiones considerables que igualmente amplía la estancia.

 

 

Espero que estas ideas os sirvan para inspiraros en caso de que dispongáis de una estancia pequeña.

2 Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>